lunes, 16 de enero de 2012

Las dos caras del Puerto de Sevilla.



Tras la reapertura del Pabellón de la Navegación con los consecuentes beneficios de la zona.  Ha amarrado en el puerto de las delicias el Galeón la Pepa, con el cual la fundación Victoria conmemora los 200 años de aprobación de la Constitución de Cádiz de 1812. Paralelamente nos beneficiamos con el centro de estudios, esperando la creación de un grupo de historiadores que naveguen en la documentación archivística.
Desgraciadamente dicha Nave no ha fondeado en el lugar habitual de embarcaciones, debido a la avería del puente. Los ciudadanos sean trasladados a la zona destinados a los almacenes del Puerto de Sevilla. En sus cercanías nos encontramos cerca de las Oficina que regenta las Jefatura del Puerto, las obras paradas del Acuario de Sevilla. Un panorama  es desolador, las causa se derivan de la concesión de las obras a una determinada empresa para su continuación. La opinión pública no específica realmente su tardanza.
Si nos gusta pasear, dirigiéndonos hacia los Remedios nos encontraremos que el paseo de fluvial está parado en el Puente. Sin poder caminar hasta San Telmo por el corte producidos por las obras paradas. Un paseo fluvial detenidas por un paisaje de materiales abandonados y vallas. Desde estas líneas quisiera reflexionar y entender la incoherencia de esta situación. El rentabilidad de una zona recreativa desde San Jerónimo a la zona sur de Sevilla, conllevaría un beneficio a la Urbe y al turismo. Desgraciadamente los presupuestos se destinan de cara a la galería antes que a los beneficios generales.