sábado, 21 de julio de 2012

Estado de la Cartuja


20 años de abandono, dos décadas de especulación y de mágicas promesas. Nuestra Ciudad siempre ha estado bañada de falsos canticos de sirenas de políticos y de articulistas de periódico de baja intensidad intelectual. Mínimos susurros se han alzado para criticar el estado de los terrenos donde se celebró la Exposición Universal de Sevilla en 1992. El recuerdo fue tan grato de los participantes y de los visitantes que ahora olvidamos el desastre político en versión urbanística de este recinto. Un Estadio no Olímpico proyectado por el megalómano Sr Rojas Marcos que fue, es y será la ruina del IMD de Sevilla. No se puede crear un recinto deportivo para todo tipo de usos y escaso reconocimiento atlético estando sus pistas destrozadas. Llegando al presento estos terrenos siguen con la especulación típica de Andalucía, se construye un Rascacielos arruinando a una Caja Andaluza para después venderla a Capital Catalán. Esto es futuro para algunos o para otros mustio devenir de la política actual. Creamos sepulcros blanqueados que nos impide ver la falta de infraestructuras básicas en nuestra región. Después de un entramado de más de 30 años se siguen construyendo monumentos a los dirigentes andaluces en formas de Torres que no pueden justificar la desaparición de Tabacalera, Astillero, venta de la Cruzcampo y Sevillana Electricidad a capital de fuera de nuestra Ciudad. Solo quiero quedarme con todos los recuerdos y reformas urbanísticas realizadas en la década de los 90. Unas obras que deberían continuar con el Metro, la SE – 40, el anillo de Cercanías… Y los políticos han frenado por malas gestiones  o por no haber aprovechado la promoción o el lanzamiento de Sevilla tras la EXPO 92.


Degradación de los terrenos donde se situaban los pabellones.
Falta de mantenimiento en el alumbrado público
Aspecto de dejadez de los alrededores del canal y del Pabellón del Futuro.