sábado, 24 de marzo de 2012

Salida de la Hermandad de la Estrella 1932


La salida de la Hermandad de la Estrella viene rodeada de unos acontecimientos históricos, de gran importancia para la historia de nuestro País y en particular de Nuestra Ciudad. Los cambios sociales producidos en los prolegómenos de la década de los años treinta del siglo pasado, provoca una defensa de la Archidiócesis de nuestra ciudad. Las primera consecuencia de realizar un proyecto de decreto, regulador de las elecciones a las Juntas directivas de la las Hermandades de Sevilla. En el cual en su apartado primero solo se permite a varones mayores de 14 años y con un año de antigüedad. En su apartado “e”, prohíbe estar afiliado a ninguna secta ni sociedad reprobada por la iglesia, como la masonería o el socialismo, u otras[i]. El carácter del Palacio Arzobispal, defiende los valores tradicionales.

La Ciudad no se aísla de los acontecimientos políticos de la vida cotidiana del País, en las elecciones municipales que cambio la Historia de España. Sale elegido el republicano radical Rodrigo Fernández y García de la Villa. La coalición de izquierda conseguiría 32 concejales a favor, siendo seguido como la segunda fuerza los monárquicos con 18 concejales. Posteriormente el Alcalde pasó a Diputado a cortes, siendo sustituido por José González y Fernández de la Barrera[ii]. Los acontecimientos históricos se aceleran, el movimiento obrero se organiza llegando a producirse numerosos altercados como la quema de Iglesias, Capilla de San José el 11 de mayo de 1931. Todo esto y una fuerte presión de los sectores más conservadores de la derecha sevillana. Minaron un campo poco propicio para la preparación de la Semana Santa del año 1932.

El Ayuntamiento convoca a las Hermandades y a las corporaciones Civiles de la Ciudad el 3 de diciembre de 1931[iii]. En dicha reunión se remarca la diferencia entre la repercusión comercial y económica, enfrentándose al aspecto religioso de las Hermandades. Se comprende que las Cofradías deben de responder según sus reglas sobre una posible salida. La Macarena, La O, La Exaltación, Esperanza de Triana confirma su salida al junta Municipal, en fechas posteriores.

En la Hemeroteca Municipal en las diferentes publicaciones se pueden observar las luchas de las Juntas directivas y del Arzobispado para defender la abstención de las Hermandades en su salida procesional. La redacción de cada Diario nos refleja la ideología de cada Editorial. En la edición del día 3 de febrero del Liberal refleja la reunión del Gobernador de la Ciudad el Sr. Sol Sánchez con el Cardenal Ilundain, para acercar postura. Al día siguiente en el Correo de Andalucía se refleja por primera vez la Intención de la salida procesional del Cristo de la Penas de San Jacinto. Posteriormente el Alcalde y el Gobernador se reúnen con los representantes de las Hermandades, el pretexto no era insalvable desde un punto de vista económico según la delegación Civil, los Hermanos Mayores desviaron a una discusión política. En quince días se volverían a reunir. Tras la huelga anunciada por los vendedores de bebidas, el Liberal el 8 de febrero entrevista a Barneto líder sindical, anunciando que los costaleros no se negarían realizar el trabajo de cargas los pasos, era un trabajo más.

La Hermandad de la Estrella convoca el Cabildo de Oficiales, el 13 de febrero de 1932. La salida se aprueba con ocho votos a favor y siete en contra de la salida. Se repite días posteriores debidos al que el director espiritual Sebastián Bandaran, introduce su voto sin tener derecho según las reglas. El 17 de ese mismo mes se repite el Cabildo, los votos son mayoría veinte a favor ante los seis en contra. El Hermano Mayor presenta la dimisión no siendo aceptada por los restantes miembros de la Hermandad[iv]. Se redacta un comunicado dirigido al Alcalde de la Ciudad y al Gobernador Civil, comunicarle el deseo de realizar la estación de penitencia. Estando acondicionada por las condiciones económicas de la Entidad, debido al carácter humilde de sus Hermanos. Días posteriores el Director Espiritual presenta su renuncia, escribiendo un artículo en el Correo de Andalucía, describiendo su actitud ante los hechos. La postura oficial de la Iglesia se oponía a la salida de las Cofradías este año.

Se crea la Federación de Hermandades y Asociaciones de Sevilla[v]. Sus componentes pertenecen a la una clase política conservadora de Sevilla. Su afiliación pretendía organizar un órgano de presión ante la Casa Grande de nuestra Ciudad.

Las Hermandades van comunicando su propósito de no salir al Palacio Arzobispal, al Ayuntamiento. La Hermandad de la Macarena visita al Cardenal y al Gobernador Civil el día 23 de febrero para comunicarle las dudas sobre la presunta salida. En la siguiente jornada se produce el Cabildo en la Iglesia de San Gil. El Noticiero Sevillano recoge la opinión de un Hermano, donde la negativa a la salida obedece a cuestiones políticas. Los 180 votos en contra y las 23 abstenciones provocaron un provocaron una posible salida de otras Hermandades dudosas ante los hechos.

Las presiones a las Hermandades se recogen en la Prensa de ámbito Nacional. El Sol de Madrid el 27 de febrero refleja la postura negativa de un Hermano Mayor del Jueves Santos, ante la salida de la Corporación Trianera. Catalogándola “como una pobrecita con pocos cofrades”. Por el contrario El Liberal y El Noticiero Sevillano de carácter republicano, redacta innumerables artículos sobre el beneficio de la salida de las cofradías para nuestra ciudad.

Los días previos se realizan reuniones con la Delegación del Gobierno, comunicando que la Guardia civil no custodiara a las Hermandades. El Sr Sol, transmite en el Diario la Unión, que el Ayuntamiento no debe pedirle permiso para la salida de las Hermandades. El 22 de marzo en el Noticiero Sevillano se recoge la petición de trasladar la salida de la Hermandad Trianera al Jueves Santos, por motivos económicos, el Consistorio apoyará a la salida. Según un antiguo de la Hermandad, la Cofradía contenía una deuda con la comunidad de Dominicos de la Iglesia de San Jacinto, correspondiente a cultos en dicho templo. El Lunes Santos, miembros de la Junta de Gobierno abalan un crédito ante una entidad bancaria, para sufragar los gastos de la Hermandad.


La salida de la Hermandad comienza con pequeños altercados, el Liberal del día 25 de marzo, un nazareno es agredido antes de la salida Procesional. Ser detiene a un sospechoso, el hermano de la cofradía no lo reconoce. El Cristo sale a las puertas del Templo a la cinco menos cuarto. Los incidentes se agravan al llegar a Sierpes, esquina Santa María de Gracia se arroja una piedra dando en el Simpecado, tras tropezar en la insignia cae en la cabeza de un soldado. Detienen Manuel Fernández de la Rosa. En su expediente procesal, es detenido por delito contra el libre ejercicio de los Cultos[vi],en el Juzgado del Distrito Magdalena. La Cofradía avanza y a la altura del Circulo Labradores un grupo comienza a tirar piedras, produciéndose una redada. El Alcalde recibe en el Ayuntamiento a la Hermandad, se envía un telegrama al presidente de la Republica, donde se describe el gran entusiasmo de la Ciudad al presenciar a la Hermandad. Dentro de la Catedral siguen las detenciones. Tras la salida del Templo se escuchan unas detonaciones, las carreras son continuas. Se detiene Emiliano González Sánchez, tras una persecución y un tiroteo en la calle San Gregorio. Diego Jiménez Martínez, golpea al presunto autor con un bastón. Se traslada a comisaria con fuerte protección tras los intento de linchamiento. A la entrada de Triana, le arrojan huevos impregnado de gasolina. Los pasos entran en la Iglesia conventual a las diez y media, como redacta el comunicado que el Mayordomo de la Hermandad envía a la Alcaldía, dándole las gracias por las atenciones a esta corporación[vii].



El Círculo Mercantil subvenciona con 500 pesetas, a la Hermandad de la Estrella. En el libro de Actas de dicha entidad, recrimina a Ramón Franco Bahamonte, de las declaraciones en contra de la Ciudad de Sevilla en el mitin dado por Gil Robles el 21 de febrero[viii]. La junta de Gobierno de la cofradía trianera refleja en sus actas el agradecimiento a la asociación de la calle Sierpes.

Los sucesos trastornaron a la Ciudad, en el archivo del Ayuntamiento, se recoge el documento donde se reclama la documentación por parte del Juzgado del Salvador, para saber si la Junta de la Hermandad pidió los permisos para realizar estación de penitencia. Debido a los delitos de lesiones y delito contra la libertad del ejercicio de culto. Las presiones al Hermano Mayor Sr Manuel Canela, se refleja en la carta enviada por dicha persona al ABC de Sevilla, donde siendo contrario a la salida el acepta la votación del cabildo, editada el cinco de abril de 1932.

El detenido por los disparo a la Virgen de la Estrella, es trasladado a la cárcel de Sevilla. Posteriormente se le traslada al Cuartel del Regimiento de Soria 9,el 9 de abril, realizándose un consejo de guerra por disparo a la Autoridad y el libre ejercicio del Culto, causa 79 - 932[ix].Tras ser condenado se traslada al Puerto de Santa María, el 23 de abril. Es protagonista de una fuga según redacta el diario ABC,20 de mayo. Emiliano González Sánchez es detenido al final de la guerra civil española sufriendo otro consejo en Ciuda Real tras su paso de la Prisión sevillana, es traslado a Valencia. Tras su salida, reside en esta ultima capital, como fotógrafo, falleciendo en 1954[x].

Los detenidos contra el Libre ejercicio del culto público: Joaquín Rodríguez Carrasco, José Martínez Bernal, Manuel Peña Lara, Antonio Ibarra Desate, Daniel Maceda Rabade, Juan García Dana, Idelfonso Martin Garrido, Manuel Espinosa Serrano, Vicente García Ramos, Manuel Velázquez Barrios. Luis Sánchez García. Ingresaron 15 días en la cárcel de Carmona. Dentro de estas personas se encuentra delincuentes comunes y afiliados a sindicatos. La policía realizo una redada donde se justificaba ante la Delegación del Gobierno. La suerte de esta persona cambiaron, sus fichas policiales y su comportamiento en los prolegómenos de la Guerra Civil provoco innumerables detenciones. Manuel Peña Lara, es detenido en 1934 por la ley de Orden Público, tres años después es detenido y tras un breve sumario es fusilado en la Muralla de la Macarena el 14 de abril de 1937[xi].Joaquín Rodríguez Carrasco, es detenido por sedición, en mayo de 1932. Al terminar la Guerra es detenido por su ideología política y su mala conducta. Su comportamiento en prisión, es calificada como peligrosa tras presentar enajenación mental, siendo puesto en libertad en 1944[xii]. José Martínez Bernal, es detenido por La ley de Orden Público en agosto de 1932 y marzo de 1934, siendo condenado en consejo de guerra en 1935.Diez año después sufre otro proceso, condenado a seis años[xiii]. Juan García Dana, es condenado a muerte conmutándole la pena a treinta años de prisión en 1938, por adhesión a la rebelión. En 1943 es trasladado a la Colonia Penitenciaria de Dos Hermanas, siendo puesto en libertad en abril de 1944[xiv]. José Espinosa Serrano, es detenido por amenazas de muerte en mayo de 1932,vuelve a ingresar en 1934 tras recurrir las acusaciones por un robo en la calle Arroyo de 725 pesetas y dos relojes valorado cada uno en 25 pesetas. Finalmente es fusilado el 1 de agosto en las inmediaciones del cementerio de San Fernando, por su afiliación sindical[xv].


La repercusión social de la salida fue importantísima, periódicos de todas las localidades del País publicaron la Noticia de la salida: El Sol, Época, Luz , La Voz de Madrid; El Día de San Sebastián; El Noroeste, La Prensa de Gijón; La Vanguardia de Barcelona; La Provincia de Úbeda; o El Defensor de Granada, donde refleja en sus páginas que el Ministro de Gobernación da cuenta de los tumultos de Sevilla.

Tras leer diferentes documentaciones, y teorías sobre la salida de la Hermandad trianera. Se opinaba antiguamente, los motivos que suscitaron a la Cofradía, fueron por estar en contra del régimen establecido. Otras personas abogan para apoyar a los dirigentes republicano. Particularmente defiendo una teoría más avanzadas, donde la Izquierda Sevillana más conservadora y la Derecha aburguesada, estaban de acuerdo en la salida de las Cofradías sevillanas, apoyando económicamente a la Hermandad. Los elementos más radicales Comunistas y Anarquistas boicotearon la salida el mismo Domingo de Ramos. Así la Derecha más conservadoras, creando la Confederación de Hermandades y criticando en los medios de prensa local y nacional no establecieron un ambiente propicio para que salieran las Hermandades. Estos dirigentes corrieron diferente suerte, muchos terminaron en puestos de relevancia Municipal en las siguientes décadas.



[i] Archivo Arzobispal de Sevilla. Asuntos Despachables, Legajo 05344.
[ii] Historia de Sevilla, publicado por la Universidad de Sevilla 1992.
[iii] Archivo del Ayuntamiento de Sevilla. Negociados de Ferias y Festivos, expediente número 21.
[iv] Libro Numero I del Libro de actas de la Hermandad de la Estrella.
[v] Archivo Arzobispal de Sevilla. Asuntos Despachables, legajo 05060.
[vi] Archivo Provincial de Sevilla. Legajo Prisiones 26134.
[vii] Archivo del Ayuntamiento de Sevilla. Negociados de Ferias y Festivos, expediente número 21.
[viii] Libro 6 de Actas Junta Directivas. Pagina 43.Circulo Mercantil.
[ix] Archivo Provincial de Sevilla. Legajo Prisiones 19802
[x] Mas Pasión 7, número 2.
[xi] Archivo Provincial de Sevilla, legajo Prisiones 26156. Archivo Militar de Sevilla, legajo 1380 – 938. “Sevilla del Golpe Militar a la Guerra Civil” de J. Ortiz Villalba 1996.
[xii] Archivo Provincial de Sevilla, legajo Prisiones 28821.
[xiii] Archivo Provincial de Sevilla, legajo Prisiones 21533.
[xiv] Archivo Provincial de Sevilla, legajo Prisiones 26156.
[xv] Archivo Provincial de Sevilla, legajo Prisiones 26116, legajo libro sentencias 3197. “Sevilla del Golpe Militar a la Guerra Civil” de J. Ortiz Villalba 1996.

Mario Sánchez Álvarez
Artículo publicado en el Boletín del Consejo de Cofradías de Sevilla nº616, Junio 2010.