jueves, 31 de enero de 2013

¿Ha cambiado algo la vida de la Ciudad y las nuestra?




Esta es la pregunta que desde estos últimos tiempos me hecho. La modernidad es utilizar tácticas liberales por parte de una dirección de una Caja con carácter progresista, para construir un proyecto faraónico. Arruinar una entidad bancaria, con préstamos que solo sirvan para apoyar un proyecto obsoleto falto de bien común. No respetan los concejos de la filial de la ONU guardiana de los derechos humanos, ¡Qué queremos! O mejor dicho ¿Qué no tenemos? Un tren que no acercaría a la Torre, una red de metro que no estacionaría en esta edificación, una SE-40 que no desviaría el tráfico para no saturar la circulación de este complejo de oficinas. En otras palabras, un futuro mustio sin infraestructuras industriales rodeadas de la típica falta de telecomunicaciones. Y los responsables en Madrid o buscándole un asiento a los del Palacio de San Telmo. Y la oposición sin rumbo.

No aprendemos de esta crisis que el  ladrillo es pan para hoy y hambre para mañana. Demostrándose en la construcción de Nuevo Torneo, un complejo vacío de oficinas. Construido por el Banco Pastor que también será absorbido por otra Entidad, siendo el mismo caso que CajaSol.

Mostramos el impacto visual que ha provocado la torre en diferentes zonas de Sevilla.



Plaza de España


Museo de Bellas Artes


Puente de San Bernanrdo





Calle Torneo

Calle Betis
Barrio del Porvenir
Puente de Triana

San Juan de Aznalfarache